Moros y Cristianos en Castilla La-Mancha

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

···

FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS DE CAUDETE

"Mozas de Albacete"

Un 7 de septiembre más, y en la Cruz, a medio camino de la Ermita, se arremolina medio pueblo de Caudete. Una niña de apenas 6 años, hace callar, envuelta ella misma en silencio, la cháchara de las ramas de los olmos. También calla la gente, apenas respiran ya cuando suena el disparo del Capitán. Entre él y la Virgen: la Volante, la niña que flota entre la pólvora y la luz de los cirios de la Imagen. Imperceptiblemente, con una lentitud que para el tiempo, ella se mueve en oblicuo, hasta que llega a ponerse delante de la Virgen. La Volante de los Guerreros baja entonces su cuerpecito, con armonía, en genuflexión de geisha, e inclina su varita y su rodela….

"CAUDETE. FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS"Así comienza la parte más tradicional de las fiestas de Caudete. En realidad las Fiestas comenzaron antes, el día 5 con el pregón, o el 6 con el paseo de Volantes. Las niñas o niños que salen de volantes de sus Comparsas, de 4 a 8 años normalmente, reminiscencia quizás de los pajes, siguen un itinerario por todo el pueblo, acompañados por los siempre vigilantes Sargentos, auténticos depositarios de la tradición y cuidadosos de que cada rito se siga como es debido; del Abanderado, y de la banda de música y de los familiares que “hacen las fiestas”. Para quien no es del pueblo el acto parecerá simplemente lo que también es: una manera de avisar que a toda la gente que las fiestas ya están aquí. Pero para aquellos que conocen porqué esa familia hace la Fiesta, que saben que esa niña lleva un vestido que comenzó a diseñarse probablemente hace más de un año, y que lleva entrenando meses para hacer el saludo ante la Virgen, ese acto tan sencillo, ver pasar al Volante, puede producir ya accesos graves de emoción.

Lo hermoso de las Fiestas de Caudete es que aúnan de forma equilibrada los aspectos lúdicos, que fueron incorporados a la Fiesta tardíamente, con los tradicionales, que datan de 1575, en documento que habla de las funciones de los “mayordomos” en las celebraciones de las Fiestas. En 1617 se detalla, en el Reglamento de la Mayordomía, lo que eran las celebraciones y ritos a seguir. Desde entonces en Caudete la pertenencia a una u otra Comparsa (hay tantas como se nombran en los Episodios Caudetanos, luego hablaremos de ellos: Moros, ahora también Tarik; Guerreros, Antigua y Mirenos). La pertenencia es tan tradicional que es fácil distinguir, en las partidas de bautizo de la Iglesia, como los apellidos de los aragoneses que repoblaron en tiempos de Jaime I el pueblo, son los apellidos más frecuentes en la Comparsa de Guerreros. Para cualquier caudetano que viva fuera del pueblo las Fiestas son la ocasión, no sólo de jolgorio y reencuentro con los familiares y amigos, sino con la estela de los que ya no están y siguen, de alguna manera, vivos entre los ritos de las Fiestas.

Pero las Fiestas no sólo alimentan el alma y el corazón sino también los sentidos. Cada día tiene su comida tradicional y todos los días hay pastas: rollos de anís, machacos, almendrados, mantecaos, torticas de aguardiente… Hay que alimentar bien el cuerpo porque el festero se da una auténtica paliza si quiere seguir el programa. Es difícil de explicar al foráneo el éxtasis que se vive entre la pólvora; su olor perturba los sentidos, y uno acaba descolocándose entre los fortísimos sonidos de descargas de arcabucería. Por cierto quien hace tantos arcabuces, espingardas y trabucos para todas las fiestas del contorno, y que nutrió a la película del Capitán Alatriste, es la fábrica del caudetano “El Rojo”. Los trajes que se ponen los festeros son “oficiales” si se siguen los actos serios o tradicionales del programa, y sólo están permitidos los trajes alquilados, más cerca del carnaval, si se sale en la Entrada o en la Enhorabuena, desfiles que completan la parte más dionisíaca de la Fiesta. Un caudetano va vestido cinco días al año, el resto se disfraza, al contrario que en tantas otras fiestas de moros y cristianos. La vista se recrea en esos trajes sacados de cuadros de la época, que auténticos sastres especialistas del pueblo se dedican a confeccionar. En cuanto al oído, no hay acto sin música, desde el Ruedo de Banderas hasta cualquier desplazamiento del Capitán van siempre seguidos de la banda de música correspondiente, siendo el acabose en este sentido y el de la vista los desfiles, donde cada Comparsa puede llevar más de 30 bandas de música, además de los “boatos” que puedan traerse y las coreografías que cada Escuadra pueda haber preparado para la ocasión. De los pasodobles de los Guerreros, tan alegres y marciales, a la marchas moras, tan lentas y sensuales, todo es música en las Fiestas.

FIESTAS DE CASTILLA LA MANCHALas Fiestas de Caudete de Moros y Cristianos se vertebran históricamente a través de los “Episodios Caudetanos”, y estos surgen a partir de una “Comedia Poética” cuya primera plasmación se hace por un médico del pueblo, Don Juan Bautista Almazán, en 1588, donde ya se fijan los personajes tradicionales que se repetirán en las distintas versiones que luego tendrán lugar. En 1617 ya se tienen noticias escritas de la representación de esa obra en la Iglesia de santa Catalina, llevándose luego a la plaza de la Iglesia. Desde entonces los caudetanos estamos representando la misma obra, el mismo guión, es cierto que con anacronismos históricos, pero con momentos de recitado bellísimo, como, por ejemplo, en la despedida de Almanzor, expulsado del pueblo: “Alá os guarde, gran señor (le dice a Don Félix)/ muy tristes nos despedimos, /de nuestros padres perdimos, / en esta Villa el amor./ Lejos de la dulce calma, /donde yacen sus despojos, / vamos con llanto en los ojos, /con luto y duelo en el alma”. Todos desde pequeños hemos aprendido el libreto, y sin duda sabemos partes de memoria, y sin embargo todos los años la plaza está abarrotada de gente para volverlo a escuchar. Todos tenemos metidos en los oídos, y mucho más adentro, la música de los octosílabos que cuentan la historia del pueblo y el hallazgo de la imagen de la Virgen de Gracia.

"CAUDETE MOROS Y CRISTIANOS"Además de los Volantes y los Sargentos los otros personajes festeros esenciales son el Capitán y el Abanderado. El Capitán es quien  dispara el primer tiro de la Fiesta. Encabeza la comparsa, y cuando él dispara el Volante le saluda con un gesto de su cuerpo, lento y medido, mucho más corto que el que hace ante la presencia de la Virgen. En cada comparsa el saludo del Volante es distinto y responde a su esencia: en la de los Guerreros, en el saludo corto, el que se da solo ante el Capitán, se apoya en la Rodela y en su varita, que alinea tras dar tres pasos e inclinar la parte superior de su cuerpo. En los Moros el Volante alza los brazos e inclina también en gesto de pleitesía el cuerpo, su saludo está lleno de gracia y sencillez. La Antigua, comparsa que representa la nobleza del pueblo que se agrupó con los guerreros en su defensa, y los Mirenos, también tienen su saludo característico. Los Mirenos representan a los bandoleros que habitaban la sierra y que también se incorporaron a las fuerzas cristianas ante la invasión mora. Como antes he dicho las Comparsas tienen su representación e idiosincrasia, a través de los personajes que las representan en los Episodios Caudetanos.

El Abanderado porta la bandera en todos los actos, y la rueda delante de la Virgen en los ruedos “largos”, y ante el Capitán y en otros actos en el ruedo “corto”. Procede del alférez que llevaba el estandarte del Rey. Siempre que se hacen los ruedos delante de la Virgen el orden está preestablecido. Así por ejemplo el día del primer ruedo: Antigua, Guerreros y los dos Moros. Se dan noventa vueltas de pie y otras noventa de rodillas. Divididas en seis cortes con las dos manos, tres vueltas a la derecha y tres a la izquierda cada vez, sumando dieciocho. Otras dieciocho con una mano sólo, de la misma manera: nueve con la derecha y nueve con la izquierda. Luego otras dieciocho como las primeras. Después por la cintura, otras dieciocho, cambiando siempre de mano. Otras dieciocho para acabar las primeras noventa, igual que la primera tanda. Luego las siguiente noventa son igual pero de rodillas. Es de agradecer por los asistentes que todos los abanderados lleven el mismo ritmo y que las banderas tremolen a la vez. Este mecanismo sólo puede describir lo que es la parte plástica y externa del ruedo, cualquier festero sabe que esa bandera, que representa su Comparsa, lleva su alma de Guerrero, Antigua o Moro, al ser rodada con elegancia y en compás.

"FIESTAS POPULARES DE CASTILLA LA MANCHA"En cuanto al porqué de las Fiestas, ya que para aquellos que “sortean” para hacerlas les supone un importante dispendio, los caudetanos “prometen” hacerlas en honor a la Virgen, por diversas causas, pero es importante destacar que en ese compromiso lo importante es la devoción, la perpetuación de una tradición, la parte familiar o de amistad, de celebración, que no de sacrificio. La familia o el grupo de amigos que hace las Fiestas invita a los componentes de la Comparsa que le acompañan en los diversos actos, así como a la banda de música, cuando vuelven a su capitanía. También se comprometen a dotar ese año a la Comparsa de un Volante, un Capitán y un Abanderado, y a representar así a su Comparsa de la mejor manera posible.

Y ahora recuerdo que hemos dejado más arriba a la Volante haciendo el saludo a la Virgen en la Cruz el día 7 de madrugada. Cuando la Volante se inclina ante la Virgen luego ha de recuperar, siempre lentísimamente, su verticalidad, par luego ir volviéndose en pasitos muy cortos hacia el Capitán, que sigue con su arcabuz levantado tras el disparo, entonces se aliena ante él, le saluda y se vuelve, siempre muy despacio, otra vez ante la Virgen, donde termina el saludo. En ese momento estallan los aplausos y los padres y familiares de la Volante van a abrazarla emocionados. Ella aún no lo sabe, pero es muy difícil que en su vida vuelva a estar más cerca del milagro y la belleza

···

"Virgen de Gracia. Caudete. Fiestas de Moros y Cristianos"
Fiestas en honor a la Virgen de Gracia. No te las pierdas…

 

Anuncios